El Recolector de Historias

El Recolector de Historias

sábado, 9 de mayo de 2009

"El Arte de la Magia"

"Acababa de amanecer, y los primeros rayos de sol asomaban tras las grandes colinas que rodeaban Eternôska, que a su vez hacían de murallas naturales. Tifeôn Latonereth, yacía en su camastro mirando al techo, otra vez tubo ese extraño sueño, recordando a su padre, un señor de las partidas de caza élficas, el que años atrás había muerto en una emboscada defendiendo la ciudad, de tropas enemigas venidas de algún lugar del desierto de Anaurokh. Se levanto y como cada mañana desde aquella trágica muerte, acudía al templo del dios Solonor Zhelandira, deidad que veneraba su padre, y rezó por él. Una vez terminado fue un busca de su madre, la que le instruía sobre el arte de la magia.
- Madre, ya estoy preparado para mi siguiente lección.- dijo Tifeôn.
- Tif, hoy sera tu última lección, yo más ya no podre enseñarte.- dijo en tono serio Erënel.
Tif asintió, llevaba días dándole vueltas y sabia muy bien que iba hacer una vez acabada la lección. Su madre le enseño a convocar un familiar, y Tif eligió una hada un pixi llamada Devhania. Una vez acabada, Tif se acerco a su madre.
- Esto....- dijo Tif nervioso-. Debo deciros algo madre.. marchare de Eternôska, quiero ampliar mis conocimientos, y se que ya me enseñasteis todo lo que pudisteis.- acabo diciendo con lágrimas en los ojos.
- Lo se hijo, se que queréis marcharos, y yo no os lo impediré, pero debo advertiros fuera de aquí es muy peligroso, yo seguiré cuidando de tu hermana, que cada día entrena más, para parecerse a tu padre. Que Mystra guíe tus pasos Tifeôn Latonereth, honra a tu casa, allá donde vayas y regresa cuando creas oportuno.- Dicho esto, le dio un fuerte abrazo.
- Ahora ve a ver a tu hermana, y despide-te de ella.
Salio de la sala de convocaciones, y se dirigió donde entrenaba su hermana. Al llegar vio a Ulïan, una joven elfa con el pelo negro como ala de cuervo, y unos ojos verdes intensos como los suyos, su parecido era increíble, habían sido gemelos, el había nacido minutos antes.
- Ulïan, ven, debo decirte algo.- la elfa dejo su arco a un lado, y se acerco hacia él.
- Dime Tif, te veo preocupado..¿ocurre algo?.- Dijo su hermana en un tono dulce.
- Vengo a despedirme, madre ya me enseño todo lo que podía, y mis ganas de aprender, no me dejan quedarme, esto no es un adiós, es un hasta luego, te echare de menos.
- Tif, lleva-me contigo.- dijo Ulïan, con la voz entrecortada.
- No, debes de cuidar de madre, ya sabes desde que murió padre, no volvió a ser la misma, te prometo que cuando sepa mas sobre la magia, vendré a por ti, y te llevare de nuevo conmigo.
- Esta bien Tif, pero vuelve a por mi, yo entrenare duro, y seré una gran arquera como padre, y saldré a vengar su muerte.- Dijo con los ojos llorosos.
Tif abrazo a su hermana, y lloro con ella.
Al cabo de varias horas, Tifeôn Latonereth, abandonaba su tierra, su casa la que había sido durante décadas, y se encamino sin saber bien donde, así fue como llego hasta Musgolito..."

KingWolf